sábado, 16 de junio de 2007

Tiki Magazine

Hola, ya estamos aquí otra vez.

Encima de nuestra mesa siempre hay algún (o algunos) ejemplares de Tiki Magazine, una revista que va de.. adivina!

Hay muchas cosas por ahí que bajo el nombre de tiki lo único que hacen es acumular imágenes de tikis, moais, cócteles, bares en los 50's, y poco más, pero contra todo pronóstico, esta revista tiene texto, un montón de artículos muy variados que nos adentran en conocimientos más allá de "los moai están en la Isla de Pascua", "cómo molan los vasos tiki!" y las tonterías a las que os tenemos acostumbrados. No en vano, Nick Camara, el editor de la publicación, sabe escoger bien a sus colaboradores. Los articulistas son lo mejor de cada casa. Quizás nombres como Cherry Capri, James Teitelbaum, Beachbum Berry, Duke Carter o Crazy Al no os suenan mucho (algunos ya han aparecido en este blog), pero os aseguro que esta gente sabe de qué habla.



Hojeemos la revista. Suele tener unas buenas portadas, ya que siempre son encargadas a un artista que luego es entrevistado en el interior (en la imagen, portada de Shag), y a todo el mundo le gusta lucirse. En el interior encontramos varias secciones fijas, que tratan temas como noticias, eventos, viajes, arte tiki, vasos y otros coleccionables, pioneros tiki, música y alguna que otra sección peculiar, como Totally Tikified, que muestra casas que el personal se "tunea" en plan tiki, fliparíais. En el último número han incluído la sección Dream Wahiné. Recordad que wahiné, además de una diosa primigenia, también significa mujer en hawaiano, con lo que os podéis hacer a la idea de lo que va la cosa.

Podéis comprar la revista a través de su web, comprar números atrasados o suscribiros a precios bastante asequibles. Si vivís en Barcelona, se suele encontrar en la librería Freaks, al módico precio de seis euros.

Si os queréis comprar un número en particular, os recomendamos el que véis más arriba, ya que tiene un artículo sobre los bares de Barcelona y alrededores y eso tiene su gracia.

Pues eso, que aloha!

Mr. Ivan