domingo, 3 de junio de 2007

Tiki Trip a Madrid. Episodio 3: Porcelanas Pavón

Hola amigos!

Voy a escribir algo de hace un par de semanas. Disculpad por la tardanza a la hora de colgar las entradas, pero uno tiene el tiempo que tiene...

En todos los bares hawaianos de España encontraréis más o menos los mismos vasos. No quiero decir que sean todos iguales, variarán de un local a otro, pero serán todos de la misma colección: la de Porcelanas Pavón.

Es muy curioso, pero esos vasos tan exóticos que parece que vengan del corazón del Pacífico, son fabricados en Borox, un pueblo (con curioso nombre) de la provincia de Toledo. Lo descubrimos en el culo de un vaso en el Kahiki de Barcelona, donde vimos la marca. A partir de ahí fue fácil, búsqueda en Google y rápidamente encontramos su web. Desde aquí podéis bajaros el catálogo y la lista de precios. Veréis que son un pelín caros, pero lo cierto es que al enviarlos desde Toledo los gastos de envíos para España no serán muy caros.

Y no os penséis que por estar hechas aquí no están a la altura de los vasos de California o de cualquier otro origen, no. De hecho, su detalle en el modelo y la pintura están muy bien considerados. James Teitelbaum, autor de Tiki Road Trip, escribe en el número del verano de 2006 de Tiki Magazine, en un interesante artículo sobre Barcelona (resumo y traduzco libremente al mismo tiempo):

El dueño de uno de los bares me dijo que los vasos vienen de una fábrica cercana a Toledo, pidiéndome que no lo revelara. Entre los diferentes bares en España, conté 33 modelos diferentes, con una media de 18 diferentes en cada bar. Por supuesto, se solapan muchos estilos, y diferentes bares usan distintos vasos para diferentes bebidas.

Estos vasos son muy elaborados y caros. Los bares te las pueden vender o no, dependiendo, al parecer, de a quién o cuándo preguntes. Si te lo montas para conseguir uno, prepara de 20$ a 35$ por vaso, y cerca de 80$ para los boles. Escoger los favoritos no es fácil, los vasos son realmente bonitos, y seleccionar los que quieres puede ser un proceso doloroso para los obsesos. No exagero diciendo que, globalmente, la calidad del trabajo realizado por los maestros secretos de Toledo va más allá del trabajo de cualquier fabricante americano de la era clásica.


Ahí es nada, si los amigos de Pavón leen esto, ya pueden estar contentos. No lo he puesto por ahorrarme la redacción de un comentario propio (eso es un efecto colateral), sino para certificar la calidad de los vasos de Borox. La opinión de James, todo un experto en Tiki Trips, os puedo asegurar que tiene mucho más peso y es más objetiva que la mía.

Como a mí ningún dueño de bar me ha pedido que no revele datos, os puedo explicar que Porcelanas Pavón venden online. No hace falta que persigáis al camarero correcto en el momento adecuado para comprar un vaso en un bar, sino que los podéis comprar en su web, com ya os he explicado. Pero nosotros, como buenos tiki trippers, no nos conformamos con éso.

Aprovechando el viaje a Madrid, pedimos a las tías de Lady Eve (castizas como nadie) que nos llevaran a Toledo, que es muy bonito, y de camino pasábamos por Borox a ver qué sacábamos en claro de los "maestros secretos de Toledo" de los que hablaba James Teitelbaum. A Borox se llega fácilmente, por la autopista que va de Madrid a Toledo os salís en Illescas y os dirigís en dirección a Esquivias. El pueblo siguiente a Esquivias ya es Borox. Una vez allí, os daréis cuenta de que el trazado urbanístico de Borox es algo caótico. Lo mejor es preguntar a alguien local, como hicimos nosotros (aunque de mucho no nos sirvió), o guiarse por el instinto. La fábrica-tienda está en el límite del pueblo, en una calle muy cuesta arriba y sin asfaltar, pero sí, es ahí.

Una vez localizamos el sitio, nos encontramos la tienda cerrada, pero llamamos a un timbre y enseguida vino la señora de la casa a atendernos. Pasamos a la tienda y estaba llena de cerámica tradicional y decorativa: vajillas, soperas, bueno, ya os imagináis. Y al un lado, un par de estanterías con nuestros ansiados vasos tiki. Claro, había un montón, uno no sabe por dónde empezar. Menos mal que nosotros, que somos aplicaditos, salimos de casa con la carta a los reyes escrita, ya sabíamos el nombre, la referencia y el precio de los vasos que queríamos. Pero una vez allí se nos pusieron los ojos como a Marujita Díaz. Y entonces vino Ramón, el hijo de la señora, y al vernos emocionados nos hizo pasar al almacén-fábrica. Y aquello ya sí fue impresionante. Buena parte de una nave industrial estaba llena de estanterías enormes llenas de todos los modelos de vasos, y la compra que teníamos prevista quedó ampliamente superada al tener delante toda aquella oferta. Las tías y la madre de Lady Eve también se quedaron unos cuantos. La verdad es que en todo momento fueron muy amables con nosotros y tuvieron mucha paciencia ante nuestra indecisión. Antes de irnos, nos enseñaron unos modelos nuevos, diseños exclusivos para un cliente que no os puedo describir por temas de privacidad, pero que os aseguro que eran MUY impresionantes, algo que si en un bar se lo traen al de la mesa de al lado te quedas mirando con envidia. Os pongo una foto de los vasos que compramos:



En fin, que salimos de allí con una caja de tamaño considerable llena de vasos bien guapos y con la sensación agradable que tiene uno cuando le tratan bien. Y ya os digo, si no podéis ir, siempre podéis hacer un pedido por correo, que los vasos valen la pena.