lunes, 24 de marzo de 2008

Zombie

Hola, hola!

En la entrevista de ayer hablábamos del Zombie de 1934. En su momento fue un fenómeno gastronómico similar al del Mai Tai. Más de un listo se atribuía la autoría de la receta y empezaron a florecer cócteles con ese nombre a lo largo y ancho de los Estados Unidos. Pero en realidad era un cóctel original de Don the Beachcomber.

Cuenta la leyenda que Donn improvisó la receta un día que un cliente con una resaca espantosa necesitaba algo para espabilarse, de ahí el nombre, ya que era una poción para resucitar a un muerto. No sabemos si lo consiguió o no, pero el alto volumen alcohólico de la bebida probablemente acabara con el pobre parroquiano. Yo creo que esta mezcla hardcore de rones con algún endulzante y un poquito de zumo más bien convierte a cualquiera en un zombie. Doy fe. De hecho, en alguno de los pocos locales que lo sirven, aún se mantiene la tradición que también creó Don the Beachcomber de no servir más de dos Zombies por persona y noche, ya que de llegar a tres, seguramente uno no se levante.


Mmmmrruuuuooooooaaaannnhhhh!!! Mr. Ivaaan, queremos un Zombieeee!

Y hablando de muertos, Don the Beachcomber se llevó la receta a la tumba. Como sabéis, mantenía sus recetas en secreto, tanto que ni siquiera sus propios bartenders las conocían, así que la del Zombie desapareció. Pero Don no contaba con la tenacidad de Beachbum, que llegó a redescubrir la receta, y gracias a eso hoy podemos tomar de nuevo el Zombie original. En Sippin' Safari podéis leer la apasionante historia de la investigación, que es digna de un thriller (me refiero al género cinematográfico, no al hit de Michael Jackson). Por supuesto, en el libro también tenéis la receta, pero agarraos que son diez ingredientes, entre ellos el imposible Demerara 151. El resultado es una bebida compleja, con muchas capas y extremadamente potente. Pero para no complicarnos la vida más de la cuenta, Beachbum Berry ha desarrollado una versión simplificada del cóctel. No es exactamente lo mismo, pero se le acerca bastante. Amos allá:

- 3/4 oz zumo de lima
- 1 oz zumo de pomelo (siempre amarillo!)
- 1/2 oz sirope de canela
- 1/2 oz Bacardi 151
- 1 oz ron oscuro Jamaicano

Agitar bien todos los ingredientes. Colar en un vaso alto lleno de hielo picado. Adornar con una ramita de menta y unas rodajas de cítricos. Yum! Si queréis la receta original, os rascáis el bolsillo y os compráis el libro, que os aseguro que vale muchísimo la pena. Y si estáis impacientes (o tacaños), navegad por ahí que encontraréis la receta.

Me voy a tomar un Zombie y a morderle el brazo a Lady Eve.

Mmmmrruuuuooooooaaaannnhhhh!!!