sábado, 6 de octubre de 2007

Coffee Brandy

Hola amigos.

Viendo la receta para el Mr. Bali Hai, me di cuenta de que necesitaba aportar a mi vida una botella de coffee brandy. En concreto, pide Hiram Walker Coffee Brandy. Y bueno, no he sido capaz de encontrar esta marca, ni siquiera ese producto. Hay otra marca, Allen's, pero tampoco se encuentra por aquí. Ay, pobres de nosotros, que en el sur de Europa no se distribuyen la mitad de los productos que necesitamos. Hay otros licores de café, como por ejemplo Kahlua, pero éste por ejemplo es a base de vodka, con lo que es menos aromático. Marie Brizard también tiene un licor de café, y a base de brandy, pero al parecer es demasiado dulce.

Bien, y ¿qué hacemos cuando no encontramos el ingrediente deseado? Pues sí señor, nos lo hacemos nosotros. Así que me puse a buscar una receta por ahí. Después de ver varias, encontré una que me convencía pero usaba vodka, y decidí sustituirlo por brandy, a ver qué pasaba. Y el resultado fué bastante bueno. Tengo que ser honesto, no he probado el brandy de café comercial, pero creo que éste se acerca bastante a la idea. Sabe a café, eso es obvio, y también sabe a brandy. No sólo se nota el alcohol, sino el aroma a frutas y madera del brandy. Tiene un sabor bastante complejo. Es dulce, pero no dulce empalagoso en plan sirope. Resumiendo: sabe a caramelo de carajillo, para qué nos vamos a engañar. Y está muy rico.

Bueno, vamos con la receta. Las medidas son un poco raras, pero es que están traducidas de las medidas yankees y escaladas para conseguir una cantidad humana, no el galón de la receta original. Os pongo entre paréntesis las marcas que he usado yo.

Entonces, necesitamos:

- 40 gr. de café instantáneo (Nescafé)
- 15 ml. de aroma de vainilla (Yuspe, se encuentra en las tiendas de productos latinos)
- 170 gr. de azúcar (yo uso azúcar sin refinar de Intermón Oxfam, tiene un sabor menos artificial que el azúcar blanquilla convencional)
- 215 ml. de agua
- 250 ml. de brandy (Torres 5)

Hacemos un sirope con el azúcar, el agua y el café. 40 gramos de café instantáneo son un montón, os aviso. Lo dejamos reducir durante una media hora, a fuego lento, sin que rompa a hervir. Lo dejamos enfriar y añadimos el brandy y el aroma de vainilla. Hay que dejarlo enfriar bien, porque si añadimos los ingredientes en caliente, se evaporan los aromas.

Una vez tengamos la mezcla, la guardamos en un bote de vidrio con cierre hermético y lo reservamos durante dos o tres semanas. Y hala, a disfrutar de la vida!

Aloha,

Mr. I.