miércoles, 28 de noviembre de 2007

Tiki Trip a Londres. Episodio 2.

Seguimos. Hay otro par de tiendas que destacan no sólo por su contenido sino por su decoración puramente tiki. Black Pearl está en Kingly Court, un centro comercial super-cool en Carnaby Street. Entre tanta modernez, si subimos al segundo piso, nos encontramos con una tiendecita de joyas, complementos y lencería que bien podría ser un rincón de Don the Beachcomber. Bambú por todas partes, peces globo, botellas de ron y memorabilia hawaiana decoran el local, um, de pronto nos apetece un Mai Tai. Estoy seguro de que Fiona, la guapa dueña de la tienda, nos lo serviría de mil amores, pero bastante tiene con diseñar las joyas, llevar la tienda y ser tan amable con nosotros como para ponerse a ejercer de bartender improvisada.


En la misma onda está Intoxica!, que en principio no tiene nada que ver con el libro del Bum. Es una tienda de discos especializada en vinilos, la mayoría de segunda mano y algunos nuevos. La cosa está en que la decoración es puramente tiki, como en Black Pearl. Tikis, hula girls y bambú llenan la tienda. Además, tienen una buena colección de Exótica y Surf, aparte de Punk, Rock'n'Roll, Soul, Rockabilly, etc. Lady Eve y un servidor nos llevamos un recopilatorio de Martin Denny, la banda sonora de Blue Hawaii, un single de The Pink Panther y el Gone Hawaiian Special Edition de la revista de hot rod Barracuda. En el 231 de Portobello Road.


También en Notting Hill encontramos la tienda Mimi Fifi. Entre dispensadores de caramelos PEZ y chorradas varias de Hello Kitty encontramos bastante material retro-kustom, como monigotes de Rat Fink, parches, mecheros y elementos varios de merchandising para todos los gustos. También hay una selección de varios objetos tiki, algunos mugs, hula girls y cosas así, pero no demasiado originales y a unos precios desorbitados, en algunos casos hasta triplicar los precios reales.

Continuará,

Mr. Ivan