lunes, 1 de diciembre de 2008

Yma Sumac, princesa de Perú.



Hola amigos,
hace un mes ya que nos dejó la fabulosa Yma Sumac, una verdadera diva poseedora de la voz más prodigiosa de este planeta y a pesar de que últimamente no os he contado mucha cosa, quiero rendirle un pequeño homenaje y darla a conocer a aquellos que no han tenido aún el placer de escuchar su música. Os invito a que leáis los artículos que ha escrito sobre ella el sr. Castaway, un auténtico enamorado de su voz.

 Yma nació en Perú en 1922 como Zoila Augusta Emperatriz Chávarri del Castillo, pero se lo pensó mejor y lo cambió por Yma Sumac. Su vida estuvo llena de glamour, trabajó como actriz y bailarina, pero se la recordará principalmente por su voz, y no es de extrañar, ya que es la única persona que alcanzó 5  octavas con su voz. He leído que de pequeña practicaba cantando con los pájaros, sus animales favoritos, y así pudo desarrollar este talento. De joven , comenzó a cantar con la Compañía Peruana del arte, dónde se dio a conocer cantando canciones típicas de su Perú natal, y su fama la llevó a viajar por todo sudamérica dando conciertos y grabando discos. Era una joven muy bella, con una voz alucinante y descendiente de Atahualpa, el último emperador Inca, así que en seguida se le abrieron las puertas de Hollywood, dónde se instaló, considerándolo su hogar.


Fue embajadora de la exótica en Norteamérica en los años 50, y tras grabar varios discos en Estados Unidos, comienza a viajar por Europa y Asia dando conciertos. Se convirtió en una verdadera estrella, logrando la única estrella en el paseo de la Fama dedicada a un artista peruano. A mi personalmente me encanta su música, pero lo que más me impresiona es la elegancia que desprenden sus fotografías, realmente parecía de la realeza, y podía representar desde una vírgen nativa del punto más recóndito del Pacífico hasta una diva de la ópera en la Scala de Milán con la misma elegancia. 

Hace sólo dos años que se retiró oficialmente, y actualmente se siguen publicando recopilatorios con sus éxitos más famosos, así que ya mismo os metéis en Amazon y os pilláis uno, que con un Mai Tai, una estufa y las luces bajas, os sale más barato que un viaje por las islas y seguro que a ella le da alegría.

Va por tí, Zoila!
Lady Eve

2 comentarios:

Señor Castaway dijo...

Es cierto que la voz no fue lo único excepcional de Yma Sumac.
Su imagen pública a lo largo de toda su vida es tan hipnótica como sus canciones, aunque en los últimos años se escapara alguna instantanea a lo diva desquiciada, (que a mí personalmente me encanta. “El crepusculo de los dioses” y esas cosas, ya sabes).
Tan excepcional, que si mañana sacaran una Barbie-Sumac no dudaría en hacerme con ella, a pesar del menoscabo que supondría para mi reputación de machote.

Por cierto es tu primera entradita ¿no?

Lady Eve dijo...

Al principio del mundo escribí alguna otra entrada, una de Derek Yaniger y creo que alguna otra, pero sí, debería escribir más... De momento estoy preparando una para chuparse los dedos, ñam!