domingo, 4 de octubre de 2009

El Aprendiz de restaurador tiki

Aloha, amiguetes.

No sé si estáis al tanto de los últimos realities que nos brindan las teles progres españolas. Lejos de la apatía del Gran Hermano (programa que por otra parte hizo mucho por la popularización de las camisas hawaianas en sus inicios), Cuatro y La Sexta emiten concursos donde los participantes embarcan en aventuras por Asia, buscan pareja desde su origen rural o intentan convertirse en tiburones de las finanzas.

Este último caso, El Aprendiz, es el que nos ocupa hoy. Es un formato importado de Estados Unidos. La cosa es que hay dos equipos (hombres contra mujeres, toma ya), con los nombres de Crash.es para ellas y Stamina para ellos. Empezamos mal, parece ser que el naming no es lo suyo. El maestro del cotarro, Lluís Bassat, les pone pruebas para que los participantes demuestren sus habilidades como generadores de pasta y de paso saquen a relucir sus aptitudes más cínicas. Pero no empiezan amasando enormes cantidades de capital, sino por empresas mucho más humildes. Por ejemplo, la primera prueba consistía en vender aceitunas en el mercado y por la calle.


Y en este segundo programa se les plantea un reto bastante más complejo. Se trata de explotar un bar de barrio, pero conviertiéndolo en un restaurante temático. El equipo masculino, Stamina, adopta como tema México. Pero las féminas, Crash.es, se meten en el berenjenal de llevar adelante un restaurante hawaiano. Las imágenes del vídeo promocional prometen mucho, con esa hula girl rubia con falda de rafia/plástico y su joven compañera emprendedora vestida de capitana sepsi promocionando su imperio por las calles del pueblo con una pancarta de cartulina. Enseñar muslamen siempre funciona. Aunque no sé, llamadme prejuicioso, pero me temo que estas chicas no son precisamente las nietas de Trader Vic's.


Veamos a ver cómo estas chicas afrontan el tema. Así que amigos, sentémonos delante de la tele y disfrutemos del show, esta noche a las 22.15 en La Sexta.

Mr. I.

2 comentarios:

Señor Castaway dijo...

Igual es que soy no estoy suficientemente curtido en este tipo de cosas, pero me puso de bastante mal humor. No por la historia del restaurante hawaiano, que he visto cosas peores en el mundo real, sino por el propio concepto del programa.
El caso es que me fui a la cama con unas ganas locas de pegarme con alguien. No es nada bueno acostarse en ese estado. Todavía hoy me dura.
Así que cuidadito hoy conmigo.

MIKBARO dijo...

jajaja, lo vi y juro tuve una corazonada respecto a este blog.
Mare mare.... al menos ganaron las chavalas, no se si por meritos propios o porque la sección másculina esta compuesta por una panda de imbeciles que exudan testosterona de competición las 24 horas.
No se lo tome tan a pecho Sr Castaway... al fin y al cabo es solamente TV...aunque esta gente en su quehacer diario actue exactamente igual

Mk